INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO

Queremos alinearnos con este objetivo: proporcionar electricidad y luz a quienes hoy no tienen acceso a ellas (Andrea Tozzi)

Poner la energía eléctrica a disposición en los países del tercer mundo y en vías de desarrollo significa crear bases concretas para combatir la pobreza. La alta mortalidad infantil causada por la ausencia de agua potable y la escasa difusión de las vacunas son algunos de los problemas más urgentes por resolver.

La electricidad permite bombear agua limpia de las capas freáticas profundas, así como conservar las vacunas en frigoríficos a las temperaturas necesarias. Para algunas poblaciones, tener energía eléctrica a disposición no es más que un espejismo todavía.

Los países más ricos, que protegen más el medio ambiente, que producen más cultura y donde es más alta la expectativa de vida, son también los que consumen más electricidad. Todos los países de la OCDE están situados en los primeros puestos en consumo de electricidad, mientras los países más pobres, todos los países de África, tienen unos consumos per capita de energía eléctrica bajísimos: para mejorar las condiciones de vida del continente africano, allí donde existen las mayores dificultades, hay que actuar resueltamente en pro de la electrificación.

“Queremos alinearnos con este objetivo: proporcionar electricidad y luz a quienes hoy no tienen acceso a ellas. Podemos hacerlo con nuestra experiencia en el sector energético y nuestro conocimiento de las tecnologías de almacenamiento de energía”.

Tozzi Green produce energía eléctrica de fuentes renovables e invierte en investigación y desarrollo. Estas fuentes, como el sol y el viento, no están disponibles de manera continua y constante.

La finalidad del trabajo de investigación de Tozzi Green es superar la discontinuidad de las fuentes renovables.

Por ello trabajamos en la definición de sistemas de acumulación, a fin de permitir el uso de la energía cuando el usuario lo requiera.

Imaginamos para la energía una evolución muy parecida a la experimentada por la informática: de los pocos y enormes ordenadores centralizados de los años 70 a los millones de ordenadores personales conectados a internet de nuestros días.

Un recorrido análogo al que muchos teóricos imaginan para Europa, donde dentro de 10 años tendremos al menos 10 millones de edificios capaces de producir energía verde, mientras que en veinte años habrá cientos de millones interconectados entre sí gracias a redes inteligentes.

Si esto es hoy un escenario posible para los países industrializados, no podemos afirmar lo mismo para algunos países cuyos habitantes tienen un estilo de vida fuertemente limitado por la ausencia de electricidad.

Dirigimos la mirada precisamente a estas poblaciones. Es aquí donde es necesario actuar puntualmente, es aquí donde podemos obtener el fruto de nuestra experiencia en la generación distribuida y en los sistemas de almacenamiento de energía.

Tozzi Green invierte desde su fundación en distintos proyectos de investigación enfocados en la generación distribuida de energía renovable.